¿Tomar el sol? Descubre sus efectos positivos y negativos

tomar_sol_destacada

Se aproxima a velocidad de crucero el verano y con él, como no puede ser de otro modo, el buen tiempo y largas horas de sol. La subida de temperaturas hace que nos pongamos ropas más ligeras cubriéndonos mucho menos la superficie de nuestra piel, no digamos ya, cuando nos vamos a la playa, al río, al pantano o la piscina, donde el 90% de nuestra piel se halla a la intemperie, recibiendo, de este modo, los parabienes de nuestro astro, pero también, qué duda cabe, los rayos ultravioletas que pueden deteriorar seriamente nuestras células.

Todos los años, por estas fechas, aparecen artículos y recomendaciones de expertos en la materia, recordándonos que tomemos el sol con prudencia y protección. Desde la sección de “Salud y Belleza”  masbrunete.es, queremos incidir también en ello, pero no escribiendo solo de los efectos negativos, también queremos hacerlo sobre los positivos, que los tiene y muchos.

Los efectos positivos del sol son varios, alcanzándonos tanto a nivel físico como psicológico. Pero, ¿qué puede hacer por nosotros el sol? Pues bien, de momento mejora nuestra respuesta muscular, activa la circulación, disminuye la presión sanguínea, reduce el colesterol en sangre, mejora el sistema inmunológico, ayuda con los problemas respiratorios, estimula las terminaciones nerviosas, equilibra el sistema nervioso, además de ayudar decididamente en la síntesis de la vitamina D3, lo que mejora la absorción del calcio y del fósforo, con ello lograremos fortalecer los huesos, entre otras muchas cosas más.

Pero el exceso de sol también tiene sus efectos negativos, tales como las quemaduras o eritemas solares, aparición de herpes labial, sensibilidad ante determinados medicamentos, envejecimiento prematuro de la piel, lesiones oculares y, cómo no, cáncer de piel.

quemadura

Para poder disfrutar del sol, sin correr riesgos innecesarios para nuestra salud, se hace preciso contar con la información necesaria, para así, actuar con antelación. Por ejemplo, cuando hemos sufrido una quemadura en el cuerpo, esta ha debilitado la piel y si no la protegemos del sol, puede provocar graves lesiones. Hay que tener en cuenta que la piel se protege mediante la formación de un pigmento llamado melanina, que absorbe parte de las radiaciones, y que es el encargado de darnos ese bronceado que tanto nos gusta. Sin embargo, su capacidad de protección es limitada y una gran exposición al sol puede provocar los efectos negativos anteriormente mencionados, con mayor razón en las zonas de la piel que han sufrido algún daño con anterioridad.

Lo más importante a la hora de protegernos del sol y al mismo tiempo poder disfrutar de él, es tener en cuenta unas cuantas recomendaciones básicas, que casi todos conocemos ya, pero que no está de más recordar.

proteccion

1º. Evitar las horas más fuertes de luz solar, que son las comprendidas entre las 12.00 y las 16.00 horas.

2º. Usar ropa que nos cubra la mayor parte del cuerpo y que permita una correcta transpiración. Es importante, más aún si no se tiene mucho pelo en la cabeza, usar gorras o cualquier otra prenda que nos proteja esta. También es importante acordarnos de nuestras gafas de sol.

3º. Muy importante es, especialmente si estamos en bañador o bikini, usar protectores solares adecuados, tanto para la cara como para el cuerpo, así como protectores labiales, y acordarnos de aplicarlos siempre media hora antes de la exposición al sol.

4º. Por último, y como siempre recomendamos desde esta sección, nunca, nunca, nos olvidarnos de nuestra correcta hidratación, tanto externa para la piel por medio de cremas, como interna, por medio de la ingesta de agua. Recuerda que, en esta estación del año, debido a la subida de temperaturas y la exposición al sol, nuestro cuerpo elimina más agua de lo habitual, por ello es preciso incrementar la cantidad que consumimos generalmente. No lo dejes, oblígate, es por tu salud, dos litros y medio en verano es el mínimo que recomiendo.

Existen algunas plantas que os pueden ayudar a aliviar el dolor, en el caso de que os hayáis excedido tomando el sol y os hayáis quemado la piel. Como principal planta os recomiendo una, ya famosa en esta sección por sus múltiples usos, el aloe vera, que tiene efectos antiinflamatorios, calmantes y previenen las infecciones. Deberemos untarnos con la carne gelatinosa que tiene en su interior.

manzana

Otra planta muy útil, por sus características y lo fácil de obtenerla, es la lechuga, que tiene propiedades hidratantes y calmantes y en caso de necesidad, seguro que tenemos una en nuestro frigorífico. Debemos cocerla con un poco de agua durante 15 minutos, cuando se enfríe, aplicar el líquido resultante con un paño sobre la zona afectada. Pero si no tenemos lechuga, seguro que alguna manzana sí que habrá en nuestro frutero, estas tienen también propiedades antiinflamatorias y producirán, al contacto con nuestra piel, alivio. Corta y aplasta la manzana hasta convertirla en una pulpa, ponlo sobre la quemadura en forma de cataplasma y cámbiatelo cada diez o quince minutos. Si las quemaduras son serias, con ampollas, visita a tu dermatólogo, no lo dejes pasar.

COMENTA LA NOTICIA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *