Que ustedes lo lean bien

cabecera_luis_molina
Comienzo este nuevo y apasionante proyecto con la ilusión del primer amor, con la emoción del niño un instante antes de entrar en el salón el día de Reyes Magos. Comienzo, pues, lleno de entusiasmo y dispuesto a reflexionar y opinar al respecto de múltiples y variados temas, sin tapujos, sin censuras, sin límites. Para mí sería muy sencillo limitarme a la política, algo que da mucho juego hoy en día, pero no es esa mi intención ni mucho menos, hay tantas cosas en la vida de las que hablar…, permítaseme, pues, citar a Unamuno ya que viene muy a propósito: El escritor sólo puede interesar a la humanidad cuando en sus obras se interesa por la humanidad. Y de eso es de lo que quiero que vaya esta sección llamada “Bloc de notas”, de la humanidad, su historia, su presente, su futuro, de hombres y mujeres normales que viven el día a día con sus problemas habituales y sus quehaceres cotidianos.

Puesto que tal y como dijo Oscar Wilde No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo, lo mejor será que a ello me ponga lo antes posible.

En esta primera reflexión quiero hablarles de algo tan común y habitual en nuestras vidas como son los libros o, por qué no, un periódico como el presente. Para algunos, un libro es aquello que adorna las estanterías de las bibliotecas, que ocupan un espacio en las casas únicamente con el propósito de llenarse de polvo o que sirven para que unos pocos se desahoguen escribiendo un montón de letras con más o menos brillantez. Pero para la mayoría de la humanidad, espero, un libro es una maravillosa puerta al conocimiento, a la aventura, a los sueños… una puerta mágica low cost que te transporta a lo más íntimo de ti, a la felicidad más plena, o, por qué no, a la risa mas hilarante. No solo eso, también es una fuente de inspiración, de melancolía, de decepción o de esperanza, porque como dijo Herminia Brumana, Leer no es matar el tiempo, sino fecundarlo. Un libro son unas letras no inconexas en el que puedes leer la historia de la humanidad o tus vivencias personales, ya que no solo unos pocos pueden escribir, todos podemos y debemos hacerlo para sentirnos más humanos, más a gusto con nosotros o, simplemente, mejores personas. Parafraseando a Herminia con la mayor humildad de la que soy capaz, “escribir…” no es matar el tiempo, sino fecundarlo. En los libros no solo hay cosas buenas, también las hay malas por ser poco útiles para la humanidad o por conducir a un ejemplo o aprendizaje poco recomendables y, en ocasiones, simplemente por estar escrito con deplorable gusto y lamentable estilo. No obstante, de tanto que hay donde elegir, siempre tendremos la opción de escoger aquello que sea más bonito, sabio y satisfactorio.

Que ustedes lo lean bien…

Luís Molina

Comments
  1. Luis

    Cierto, amigo. Espero que este proyecto que inicias venga acompañado de buena inspiración. Seguro que te dejas mucho de ti en este camino, porque la vida nos envejece, nos oxidamos por el esfuerzo, y esa maldita manía de consumir oxigeno, pero lo importante es que los caminos que recorremos se llenen de un poquito de nosotros.
    Nos dejamos la piel, se dice. A mí me gusta añadir, también el alma.
    Las obras perviven, los libros nos hacen crecer, las historias nos identifican y emocionan. Soñemos profundamente para despertar en el punto final de la última página.

    Suerte.

COMENTA LA NOTICIA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *