Pediculosis…Luchando contra piojos y liendres

pediculosis_3

La pediculosis, más conocida como la presencia de piojos en la cabeza, es una infección parasitaria que afecta a especies animales con pelo, como el ser humano. Existen varias clases de piojos, pero las personas podemos infestarnos tan solo por tres tipos de ellos: piojos de la cabeza, piojos del cuerpo (también llamados piojos de la ropa) y piojos del vello púbico o ladillas. En cuanto a los primeros, los de la cabeza, afectan con mayor asiduidad a los niños en edad escolar y su transmisión es relativamente fácil, basta con que se junte una cabeza infestada con otra que no lo esté. Los piojos ni saltan ni vuelan, como algunos piensan, pero sí que son realmente rápidos. Respecto de los piojos del cuerpo o de la ropa, estos son más frecuentes en personas sin techo, que viven con malas condiciones higiénicas y que suelen frecuentar lugares donde, sus miembros, pueden portar al parásito, tales como prisiones, albergues, correccionales… En cuanto a los piojos del pubis o ladillas, su transmisión es sexual. Hoy, desde masbrunete.es, vamos a contaros todo lo que debéis conocer respecto de los más comunes, que son los que suelen afectar a los chiquillos en edad escolar, estos son, los piojos de la cabeza.

Los piojos son insectos parásitos sin alas con tres pares de patas, capaces de desplazarse a gran velocidad por el cabello, razón por la que pueden contagiarse a otras personas con mucha facilidad. Viven en las cabezas y se alimentan de la sangre. Los huevos, llamados liendres, son de color gris o marrón mientras el parásito permanece en el interior del huevo. Sin embargo, una vez que eclosionan, las huevas se tornan de un color similar al de la caspa, pudiendo permanecer allí varios meses. Los piojos y las liendres se pueden hallar cerca del cuero cabelludo, con mayor frecuencia en el cuello y detrás de las orejas. Las liendres, si se las ve alejadas del cuero cabelludo, seguramente tengan el color blanco anteriormente mencionado, e indicará que ese huevo ya está vacío, hallándose allí porque el pelo ha crecido.

pediculosis_1

Como hemos mencionado anteriormente, la pediculosis se contagia por proximidad y, sobre todo, por contacto. Resulta poco probable, pero posible, que el contagio sea por el uso de objetos personales que suelan estar en contacto con la cabeza de una persona infestada, tales como cepillos, gorras o peines. Aunque los principales afectados suelen ser los niños en edad escolar, no se deben descuidar los adultos, pues, en las familias donde uno de sus miembros está infestado, se corre un gran riesgo de contagio si no se toman medidas preventivas. Para ello, lo primero que se ha de tener en cuenta es que la higiene es necesaria, pero no tiene nada que ver con el tener o no pediculosis, ya que a los piojos lo mismo les da una cabeza limpia que sucia o una cabeza anciana que una joven, lo que andan buscando es la sangre con la que alimentarse. No obstante, lo anterior, es preciso aclarar que, si bien son molestos y desagradables, lo cierto es que no son portadores de enfermedades.

Los síntomas más comunes suelen ser picor frecuente, cosquilleo tras las orejas o cuello, irritación, dificultad para conciliar el sueño, ya que estos parásitos tienen la mala costumbre de activarse con la oscuridad, etc.

pediculosis_2

En cuanto al tratamiento, en las farmacias y herbolarios existen múltiples productos que son realmente eficaces a la hora de combatir la pediculosis, no obstante, como solemos hacer en la sección de Salud y Belleza, os vamos a proponer algunas alternativas naturales que pueden resultar muy útiles.

Mayonesa

Aunque pueda parecer ciertamente cómico untarse mayonesa por la cabeza, lo cierto es que este tratamiento es muy útil, ya que el modo de preparación de la mayonesa hace que al aplicarlo sobre el cuero cabelludo con el pelo seco, se forme una película que impide a los piejos respirar, matándolos en pocos minutos. Para ello, esparce el producto por toda la cabeza, después cúbrela con un gorro de baño y vete a dormir, a la mañana siguiente lava con agua caliente y abundante champú. Después, pasa un peine que tenga poca separación entre las púas por el pelo. No obstante, las liendres puede ser que sobrevivan, por lo que habrá que repetir la operación pasados unos días.

Aceite de coco

Frota un poco de aceite de coco por todo el cuero cabelludo, déjalo actuar durante 15 minutos y procede a peinar con un peine como el anteriormente mencionado.

La Ruda

La ruda es una planta muy apreciada que se utiliza para distintas cosas y que tiene propiedades que resultan muy beneficiosas para el cabello. Además de promover su crecimiento saludable, es una buena alternativa para combatir la pediculosis. Para hacer un preparado efectivo, vamos a hervir medio litro de agua, a continuación añadiremos la ruda, lo taparemos y dejaremos reposar de veinte minutos a media hora. Colamos el preparado y nos enjugamos el cabello con él, inmediatamente después, hay que taparse la cabeza con un gorro de ducha por un periodo de una hora y media a dos horas, después, lavar con agua caliente. Usa esta técnica todos los días hasta que desaparezcan los piojos.

Existen muchos otros tratamientos como el aceite de té verde, que está muy de moda últimamente, o el enjuague con vinagre, que usaban nuestras abuelas, todos ellos también muy efectivos. Pero, sobre todo, en la guerra contra los piojos recuerda, se trata de una lucha del día a día en el que no se puede bajar la guardia nunca.

COMENTA LA NOTICIA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *