Los molestos talones agrietados

125_toques

Patrocina esta información

talon

Tener los talones agrietados suele ser más habitual de lo que realmente creemos. Lejos de ser un simple problema de imagen, se trata de una auténtica afección que puede llegar a causarnos serios problemas de salud, si se nos llegan a infectar las heridas generadas por esas grietas. Las fisuras suelen ser regulares y de corte lineal y, generalmente, afectan a nivel de la epidermis, es decir, superficialmente. Pero a veces las grietas pueden ser más profundas, llegando a alcanzar la dermis, lo que las hacen muy dolorosas, e incluso, sangrantes. Si no se atienden, sin duda, llegarán a infectarse.

Si no atendemos a nuestros pies, la piel de la zona lateral y del talón se puede secar, lo que terminará agrietando la epidermis de estas zonas. Suele afectar a personas mayores o a quienes ejercen una presión constante sobre las almohadillas de los talones. El sangrado o la secreción de las grietas en los talones, es un problema grave y doloroso, ya que, como hemos dicho anteriormente, indica que esas grietas no solo afectan a las capas superiores de la piel, sino que han penetrado más profundamente y han llegado a afectar a la propia dermis, es decir, las capas más bajas de los tejidos. Si a este problema le añadimos el uso de zapatos cerrados y sin calcetines, añadiremos el riesgo de sufrir una infección por hongos, además de por otras posibles bacterias, lo cual, debido a las heridas, podría producir una infección severa.

Las causas por las que se puede llegar a tener los pies agrietados son: exceso de peso, lo que generará una presión excesiva sobre la almohadilla del talón; piel seca o gruesa, es debido a una falta de hidratación y/o a un trabajo excesivo de los pies, como, por ejemplo, permanecer muchas horas de pie; zapatos abiertos por detrás, tipo sandalias, ya que no sujetan el talón y la almohadilla se expande hacia afuera y si la piel está seca se termina agrietando; exceso de permanencia en el agua; tener una deficiencia de vitaminas y minerales como el zinc o ácidos grasos esenciales; padecer psoriasis, pie de atleta, tiroides, eczema, diabetes, así como otras enfermedades de la piel.

Para solucionar esta afección, es importante mantener una higiene correcta, tomar algunas precauciones y, además, hidratar adecuadamente la zona. Para ello, podemos hacer uso de distintos remedios caseros muy sencillos de aplicar. Desde masbrunete.es, os enseñamos como hacerlo.

talones_piernas

Uno de los remedios más eficaces consiste en usar aceite de coco. Se puede usar este aceite, después de lavar los pies, aplicándolo en las zonas secas y agrietadas; también podemos usar la mitad de un aguacate, triturándolo bien, haremos una pasta que aplicaremos directamente sobre las grietas; otro remedio muy eficaz, es mezclar una cucharada de aceite de oliva, unas gotas de aceite de limón y añadir un poco de agua. Lo aplicaremos de forma tópica. Estos remedios nos servirán para hidratar correctamente nuestros talones; en caso de que exista dolor, un buen remedio será usar cera de parafina con aceite de coco, lo calentamos al baño maría y mezclamos bien. Una vez se haya entibiado, untaremos el producto en los talones y cubriremos los pies con unos calcetines o con unas bolsas de plástico, para dejarlo actuar durante toda la noche.

Pero solo la hidratación externa no es suficiente. Además, es preciso alimentarnos correctamente, pues, como ya hemos indicado anteriormente, los talones agrietados pueden ser consecuencia de falta de vitaminas, minerales y/o carencia de ácidos grasos esenciales. Por tanto, debemos consumir alimentos ricos en estos micronutrientes, tales como cereales integrales, frutos secos, brócoli, sésamo, apio, aguacate, acelgas, espárragos, espinacas, legumbres, pescado azul, aceite de oliva, y, en general, todos aquellos productos que solemos recomendaros desde esta sección.

Pero qué duda cabe, que mejor que buscar soluciones a los talones agrietados, es evitar llegar a tenerlos en este estado. Para ello, además de alimentarnos con los productos anteriormente indicados, debemos hidratar y exfoliar los pies siempre que sea posible, después de una ducha aplicar siempre crema hidratante y, sobre todo, evitar caminar descalzo. Recordad que mantener un buen estado de salud depende fundamentalmente de vosotros.

COMENTA LA NOTICIA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *