La popular caldereta de cordero de doña Juliana

pollos_asados_brunete_def

Por Luis Molina Aguirre

caldereta_cordero

Pasados varios meses desde la última receta de nuestra entrañable amiga doña Juliana y, una vez repuesta de su grave enfermedad, volvemos, como prometí, a la carga con un guiso muy especial, el cual he sido yo el que le ha rogado que nos explique cómo se hace, pues mis recuerdos de aquella época en la que mi amiga cocinaba en el mesón castellano de la plaza de Tirso de Molina, no se pueden entender sin este suculento plato realizado con gran maestría y con mucho cariño por una mano tan experta como era… es, la de doña Juliana.

Hace dos semanas que salió del hospital con una buena costura en el pecho, por lo que se la ve algo cansada, pero tan alegre como en los últimos tiempos antes de la enfermedad e ingreso en el hospital. Sin duda, la vuelta al hogar y a la independencia la han animado notablemente. Rosa, la joven que le envió la Comunidad de Madrid y que ya es para ella mucho más que la chica que le ayuda con las labores del hogar, no se encuentra hoy aquí, pero se ha encargado de dejar la vivienda resplandeciente y llena de bonitas plantas multicolores, recordándonos que la primavera ya está aquí con nosotros.

—Aunque no te lo creas, este corazón tiene aún muchos latidos que dar.

—Claro que me lo creo. De hecho eso espero egoístamente, pues dejarías la sección de gastronomía de masbrunete.es huérfana.

—Anda, exagerado —me dice levantando una de sus manos mientras sonríe, quiero creer, orgullosa por el cumplido —. Enciende ese trasto que llevas en el bolsillo, que te voy a decir cómo se hace el guiso ese del que me hablaste. La verdad es que es muy sencillo.

Para doña Juliana cualquier plato le resulta sencillo de preparar. La hago caso y saco el móvil del bolsillo para comenzar a grabar.

—Pues verás, ya sabes que las medidas y yo no nos llevamos muy bien, pero más o menos vamos a necesitar 1/2 Kg de cordero troceado, 1/2 cebolla, 2 dientes de ajo, 1 zanahoria, media lata de guisantes, unas 3 patatas medianas, 1 chorreoncito de vinagre, perejil, sal, pimienta negra y pimentón dulce.

A ver, esto es al gusto, si te gustan mucho los guisantes pues echas más, que no te gusta la pimienta o el pimentón, pues no lo añades. Yo, desde luego, en el restaurante siempre ponía todos estos ingredientes y jamás nadie se me quejó, así que supongo que no estaría mi guiso.

Bueno, pues con todo esto, lo que hay que hacer ahora —continúa hablando mientras se mueve ágil de la encimera al fogón —, es salpimentar el cordero, sofreír la cebolla y el ajo y cuando estén pochados añadir el cordero a la olla y poner una cucharadita de pimentón. Dejamos que se doren también los trozos del cordero, luego, tan solo hay que añadir el resto de ingredientes, salvo los guisantes, que los echaremos al final. Y, atento, porque esto sí que es importante, hay que añadir agua y controlar el nivel. No se puede echar mucha porque la caldereta no quedaría bien. Se debe ir añadiendo poco a poco, según te lo vaya pidiendo el guiso. En un principio echamos agua fría hasta cubrir los ingredientes y después vamos dejando que se consuma mientras añadimos según lo necesite. Lo dejamos que se cocine, como digo, vigilando el agua, y cuando lleve unos 30 minutos y la patata y la zanahoria estén blandas, añadimos los guisantes y echamos un chorreón de vinagre. Hay quien prefiere añadir vino blanco en vez de vinagre, bueno, pues eso al gusto, como siempre. Yo, sin duda, prefiero el vinagre. Total, que lo dejamos cocinar cinco minutitos más y ya lo tendremos listo.

Como de costumbre, doña Juliana me agasajó con sus delicias culinarias y su amable compañía, quedando en que volvería otro día para charlar y contarme el modo de preparar otro de sus suculentos platos.

Comments
  1. Isabel Gonzalo

    LA CALDERETA DE CORDERO NO LLEVA PATATA COCIDA NI ZANAHORIAS

COMENTA LA NOTICIA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *