La Corona de la Almudena, un pastel cien por cien madrileño

Por Luis Molina Aguirre

corona-almudena

En esta época del año, cuando el frío comienza a apoderarse de la gran urbe y del resto del país, cuando uno, a las tempranas seis de la mañana, debe encogerse dentro de su abrigo, al tiempo que desestima la opción de sacar las manos de los bolsillos, es cuando realmente apetece pasear sosegadamente antes de que la locura frenética de la ciudad, acabe de un plumazo con la increíble paz que se puede respirar en la mismísima Puerta del Sol de Madrid y aledaños.

Subo el cuello de mi abrigo negro de lana para proteger la nuca y, aún con guantes de piel, mantengo las manos en los bolsillos. Miro mi reflejo en el escaparate de una tienda cercana y pienso que, salvo porque no llevo gorro de ala ancha, podría pasar perfectamente por uno de mis personajes de novela negra. Un aroma delicioso a pan y bollos recién hechos, los pasteleros llevan ya varias horas trabajando para que esté todo listo al amanecer, me recuerdan la razón por la que me encuentro a escasos metros del Km 0, lugar del que parten las principales autovías del país. Olfateo cual sabueso el helado aire y dirijo mis pasos hacia la calle Mayor. Un café cargado y una buena porción de Corona de la Almudena, es lo que necesito para entrar en calor y calmar el rugir de mis tripas. Aquel pensamiento y el olorcillo que se respira, hace que salive inevitablemente.

corona_almudena_corte

Como ya os imaginaréis, estamos a 9 de noviembre, día de la Almudena, patrona de Madrid. Es justo en esta época, cuando se puede degustar este delicioso pastel, llamado Corona de la Almudena, que como resulta evidente, lleva el nombre de la patrona en su honor, pero no solo por serlo de Madrid, sino porque la Almudena también es la patrona de los reposteros. Pero ¿cuándo apareció este suculento bocado en Madrid? Pues lo cierto es que no hace mucho que esto ocurrió, de hecho, fue en el año 1978, cuando ganó un concurso organizado por los pasteleros de Madrid. El objetivo era crear un dulce que pudiese formar parte de la variada repostería de la capital y que pudiese rivalizar con los del patrón, San Isidro Labrador, que cuenta con los panecillos de San Antón y con las famosas rosquillas.

Como resulta evidente, la Corona de la Almudena tiene una cierta similitud al Roscón de Reyes, no obstante, se trata de dulces diferentes. Si bien es cierto que los productos principales que se utilizan para su elaboración son los huevos, la leche, el azúcar y la harina, también es cierto que las Coronas son más pequeñas y su masa no incorpora alcohol ni agua de azahar ni ralladura de cítricos. No obstante, hay que decir que, al paladar, tanto en sabor como en textura, recuerdan mucho los unos a los otros. Otra diferencia fundamental es que las Coronas de la Almudena siempre van rellenas, mientras que el Roscón de Reyes lo hace desde hace relativamente poco tiempo. Por otro lado, lo del haba y la sorpresa, es solo para el dulce del día de Reyes. Tampoco lleva en la superficie almendras ni frutas escarchadas. Como resulta evidente, por todo lo anteriormente dicho, se trata de dulces totalmente distintos.

Pero volvamos al principio… hace ciertamente frío, siento las orejas heladas y pienso que un sombrero de ala ancha, como el de Iván Romero, no me hubiese venido mal, aunque desentonase un poco con la época. Bien visto, en Madrid no desentona nadie, porque todos tenemos cabida, hasta los escritores que madrugamos un día festivo para acudir al centro de la ciudad para dejarse embriagar de olor a bollos y, tras pasear por las desiertas y frías calles, elegir una de las múltiples cafeterías que a esas horas ya ofrecen sus productos enseñoreándose en los amplios escaparates. Uno de ellos muestra cinco Coronas de la Almudena de distintos tamaños. Miro a mi alrededor, pues mis tripas rugen cual León enfadado. Entro en el local y José, uno de los camareros, me saluda efusivamente. No hace falta que le pida nada, siempre atento y amable, José me sienta en la mesa de siempre, me pone el café de siempre y, cómo no, una generosa porción del bollo que en esta época del año toca, Corona de la Almudena.

COMENTA LA NOTICIA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *