La Comunidad y Canal de Isabel II conmemoran los 160 años de la llegada del agua del Lozoya a la ciudad de Madrid

banner_jcaballero

Patrocina esta información

ponton_de_la_oliva

Los días 23 y 24 de junio se realizarán visitas guiadas al Pontón de la Oliva para conocer la infraestructura y su importante papel en la historia de la región

La traída de agua permitió crecer a la capital, afrontar su revolución industrial y solventar graves problemas de abastecimiento

Con motivo de ese 160 aniversario, los días 23 y 24 de junio,  Canal de Isabel II organiza visitas guiadas y gratuitas al Pontón de la Oliva, gran obra de ingeniería que hace 160 años permitió iniciar el abastecimiento a Madrid con agua traída del río Lozoya. Además, se podrá recorrer la exposición de la Fundación Canal ‘El río vertical’, que recrea el recorrido del agua hasta Madrid.

El 24 de junio de 1858 una multitud contempló asombrada cómo en una fuente en San Bernardo “un río se ponía de pie”, según recogen testimonios de la época. El agua había hecho un recorrido de más de 70 kilómetros que fue posible gracias a obras pioneras de ingeniería “como esta presa, El Pontón de la Oliva, en la que nos encontramos y que abriremos al público el próximo fin de semana”.

Modernidad y desarrollo

Lo que hoy es un gesto cotidiano, abrir un grifo y que salga agua, entonces era casi un milagro. El 24 de junio de 1858 empezó en nuestra región una nueva era de modernidad y desarrollo, por lo que estamos ante una efeméride que marcó un antes y un después en nuestra región y que merece la pena recordar con los madrileños.

El Pontón de la Oliva está considerada como una gran obra de la ingeniería del siglo XIX que permitió a la capital solucionar sus problemas de abastecimiento de agua y crecer hasta situarse al nivel del resto de capitales europeas. Esta presa, de 27 metros de altura y en cuya construcción trabajaron durante siete años miles de peones y también prisioneros, apenas estuvo en servicio algo más de 20 años por problemas de filtraciones, pero permitió que el agua del río Lozoya, tras recorrer 77 kilómetros y pasar sobre 29 acueductos, llegase hasta la capital y solucionase los acuciantes problemas de desabastecimiento y falta de salubridad que sufría y que impedían que la ciudad creciese al ritmo de las demás capitales europeas.

En su momento, la construcción de la presa y el canal fueron la mayor obra hidráulica de Europa. El conjunto de infraestructuras que formaban el proyecto, aunque parecía algo fantástico para la época, tenía tal visión de futuro que, en la actualidad, siguen funcionando algunas de las instalaciones originales.

Visitas guiadas al Pontón de la Oliva

Para facilitar la visita al Pontón de la Oliva se han previsto autobuses que saldrán de Madrid (calle de Santa Engracia, 125) los días 23 y 24 de junio cada hora entre las 8.00 y las 11:00 horas; además, es posible acudir a la instalación, ubicada en el término municipal de Patones, por medios propios. En todo caso es necesaria la reserva de una de las 400 plazas disponibles para la visita; la reserva se realiza a través de la página web www.canaldeisabelsegunda.es.

COMENTA LA NOTICIA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *