Hipertensión arterial, el asesino silencioso

logo_isa_ros_herbolario_def

Patrocinado por Isa & Ros Herbolario

tensiometro

Una de esas patologías que afectan a buena parte de la población occidental y que cada vez se extiende más, es la HPA (Híper Tensión Arterial), las causas son múltiples, pero principalmente es debido a los malos hábitos alimenticios y al sedentarismo. Hoy, desde la sección de Salud y Belleza de masbrunete.es, os contamos todo lo que debéis conocer sobre esta enfermedad que, lejos de no tener importancia, pues no produce dolor, es un auténtico problema de salud con fácil solución, si se diagnostica a tiempo.

Empezaremos por aclarar que la presión arterial, es la fuerza o presión que la sangre ejerce sobre las paredes de las arterias. Cuando el corazón late, se bombea sangre hacia las arterias para que estas la llevan a todos los órganos y músculos de nuestro cuerpo, a esta contracción del corazón se le llama presión sistólica, mientras que la contraria, cuando el corazón se encuentra relajado, entre latido y latido, se le llama presión diastólica. En el primer caso será lo que se conoce como la alta y en el segundo caso, será la baja. Los valores adecuados que se deben tener como tensión arterial son: Presión normal: 119/79. Hipertensión: 140/90 o superior.

cuerpo_humano_hipertension

La hipertensión arterial no suele tener síntomas y es por ello precisamente por lo que se le suele llamar el “asesino silencioso”, pero puede causar problemas serios como ictus (por falta de riego sanguíneo al estrecharse las arterias, o por hemorragia al romperse alguna arteria por el exceso de presión), insuficiencia cardiaca, infarto (por causas similares al ictus) e insuficiencia renal (la hipertensión provoca rigidez en las arterias, además de poder dañar al riñón, lo que a la postre hará que la tensión suba aún más). No obstante lo anterior, podemos suponer que tenemos HPA, por los siguientes síntomas: dolor de cabeza, respiración corta, hemorragia subconjuntival (mancha roja de sangre en un ojo), alteraciones visuales, pulso acelerado, zumbidos en los oídos, rubor facial, sudoraciones, mareos.

La Fundación Española del Corazón nos cuenta cuáles son los principales riesgos de padecer hipertensión:

“La hipertensión supone una mayor resistencia para el corazón, que responde aumentando su masa muscular (hipertrofia ventricular izquierda) para hacer frente a ese sobreesfuerzo. Este incremento de la masa muscular acaba siendo perjudicial porque no viene acompañado de un aumento equivalente del riego sanguíneo y puede producir insuficiencia coronaria y angina de pecho. Además, el músculo cardiaco se vuelve más irritable y se producen más arritmias.

En aquellos pacientes que ya han tenido un problema cardiovascular, la hipertensión puede intensificar el daño.

Propicia la arterioesclerosis (acúmulos de colesterol en las arterias) y fenómenos de trombosis (pueden producir infarto de miocardio o infarto cerebral). En el peor de los casos, la hipertensión arterial puede reblandecer las paredes de la aorta y provocar su dilatación (aneurisma) o rotura (lo que inevitablemente causa la muerte).”

Como siempre os damos unos cuantos consejos para evitar la hipertensión o para bajar los niveles si ya son altos:

No fumes. El tabaco aumenta la presión arterial y la frecuencia cardiaca.

Cuidado con el alcohol. El exceso provoca el incremento de la presión arterial.

Controla tu peso. El sobrepeso es una causa clara de hipertensión.

Haz deporte. La realización de ejercicio físico regular consigue bajar las cifras de presión arterial.

Lleva una dieta cardiosaludable. Los hipertensos deben disminuir el consumo de sal, así como de grasas saturadas.

El consumo regular de alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 contribuye a regular los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre para evitar la obstrucción de las arterias. Los productos más recomendables para controlar la tensión arterial son salmón, sardinas, atún, arenques, aceite de oliva. El ajo en general y el ajo negro en particular, a diario, tienen efectos extraordinarios en la dilatación de las arterias, lo que previene la formación de trombos. Toma chocolate negro sin azúcares añadidos, ya que contiene flavonoides, un elemento que es muy importante para mantener en buen estado al corazón.

Por último, para ayudarnos a bajar la presión arterial, no hay nada como una infusión de alguna de las siguientes plantas:

Milenrama, ayuda a intensificar los medicamentos para tratar la hipertensión.

Espino blanco, es útil para disminuir la ansiedad, la taquicardia y para disminuir los niveles de colesterol.

Hibisco, muy apreciado por sus beneficios para el organismo, especialmente para las personas que tienen problemas de corazón o de circulación, además, el hibisco es un aliado perfecto para reducir la hipertensión. Su alto contenido en flavonoides es lo que le dota de esa capacidad reguladora de la hipertensión.

Muérdago, regula el ritmo cardíaco, es vasodilatadora coronaria y evita la creación de ateromas. Se toman 2 tazas diarias durante 10 días y después se descansa una semana para volver a tomarlo otros 10 días y así sucesivamente.

COMENTA LA NOTICIA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *