El garbanzo de La Garbancera Madrileña presente en las VII Jornadas Gastronómicas de los Callos de Madrid

  • Durante todo el mes de noviembre una veintena de los restaurantes más emblemáticos de Madrid, participan en las jornadas “El mes del callo de Madrid”

  • Borja Gutiérrez. alcalde de Brunete: “Estamos muy orgullosos del gran trabajo que estamos realizando desde La Garbancera madrileña, sumando esfuerzos e ilusión entre productores,  y 14 ayuntamientos y territorios gobernados por distintos partidos políticos, priorizando siempre la importancia del cultivo del garbanzo madrileño y su promoción, lo que está suponiendo un gran impulso para el sector agrario de nuestra comarca, del que en la actualidad viven numerosas familias”

cartel_mes_callos_garbanzos

Llega el mes de noviembre y con él, una de las iniciativas gastronómicas más populares de la capital madrileña: “El mes del callo en Madrid” que este año tiene como principal novedad, la presencia del garbanzo autóctono madrileño que cultiva y promueve La Garbancera Madrileña, una asociación conformada por productores y ayuntamientos de catorce municipios y territorios de la comarca suroeste de la Comunidad de Madrid: Brunete, Villamantilla, Quijorna, Sevilla la Nueva, Colmenar del Arroyo, Navalcarnero, Boadilla del Monte, Valdemorillo, Villanueva de Perales, Villamanta, Villanueva de la Cañada, Villanueva del Pardillo, Navalagamella y Villaviciosa de Odón.

La inauguración de las 7as Jornadas Gastronómicas de los Callos de Madrid arranca el lunes 5 de noviembre a las 18.30 horas en el Restaurante La Clave (calle Velázquez, 22 de Madrid) y contará con la participación de productores y alcaldes de los catorce municipios de La Garbancera. Durante el acto de apertura de las jornadas se contará con la presencia del presidente de la Asociación de Hosteleros de Madrid, del presidente de la Academia Madrileña de Gastronomía, así como de diversas autoridades y restauradores de la capital.

Una veintena de los restaurantes más emblemáticos de la capital participan en esta séptima edición y ofrecerán su famosa tapa de callos, también de callos con garbanzos madrileños, a los asistentes al acto de presentación. Los establecimientos participantes son: Casa Baranda, Casa Pedro, Cubiertos de Gloria, Cruz Blanca de Vallecas, El Hyolgui de las Letras, El Pitaco, Ferreiro Restaurante, Gula Pintxos Bar, La Ardosa, La Bola, La Clave, La Zaguina, Las Reses, Los Arcos de Ponzano, Los Galayos, Manolo 1934, O Pazo de Lugo, Restaurante Oviedo, Taberna Gaztelupe y The One.

Con la presencia del garbanzo madrileño en estas singulares jornadas gastronómicas de renombre en Madrid, La Garbancera Madrileña continúa su incesante labor de promoción de esta legumbre, considerada por los expertos como una auténtica delicatesen, que viene a sumarse a otras iniciativas que también se están llevando a cabo de forma simultánea, como la I Ruta del Garbanzo Madrileño con Vinos de Madrid, que arrancó el pasado 26 de octubre en Brunete y que cada fin de semana está recorriendo los distintos pueblos que conforman La Garbancera, hasta el 27 de enero.

Orígenes de La Garbancera Madrileña y la recuperación de nuestro garbanzo autóctono

Parece obvio que el plato más típico de la cocina madrileña, el cocido madrileño, se elabore con garbanzo de Madrid, tal como se venía realizando tras siglos de tradición. Sin embargo, en las últimas décadas, se ha estado elaborando con garbanzos traídos desde otras regiones españolas, incluso de países como Canadá.

Su producción, que básicamente se destinaba al autoabastecimiento de la zona, poco a poco se fue perdiendo por la delicadeza de este garbanzo y por el gran esfuerzo que destinaban lo agricultores a obtener unas cosechas que no resultaban excesivamente abundantes. Tan solo quedaba una muestra de un pequeño número de semillas conservadas en estado de congelación por el Instituto Madrileño para el Desarrollo Agrario (IMIDRA).

garbanzo_brunete_imidra

El trabajo de La Garbancera se inició hace más de un año, cuando alcaldes y agricultores de trece municipios de la comarca Oeste de Madrid, decidieron sumar esfuerzos para, junto al IMIDRA, recuperar el cultivo del garbanzo autóctono de la zona. Este año se ha  conseguido recoger una producción de un unos 70.000 kilos de este garbanzo madrileño. Actualmente, la Garbancera, de la mano del IMIDRA, están trabajando en la investigación que posibilite y permita mejorar las técnicas de cultivo, para aumentar su rendimiento y mejorar la calidad del producto final.

mes_callos_garbanzos

COMENTA LA NOTICIA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *