Cómo preparar de forma artesanal una crema de aloe vera

logo_isa_ros_herbolario_def

Patrocina esta información

aloe

Desde la sección de Salud y Belleza de masbrunete.es, os hemos hablado en infinidad de ocasiones sobre los beneficios de usar Aloe Vera, ya que sus propiedades están sobradamente probadas. Es más, se trata de una planta que no necesita ningún cuidado especial, por lo que podemos cultivarla nosotros mismos en nuestras casas sin necesidad de disponer de un terreno o parcela, con una maceta, nos sobra. Hoy os vamos a contar cómo preparar una crema muy útil y, sobre todo, sencilla de realizar y que nos resultará altamente interesante tener siempre a mano para infinidad de usos, tales como quemaduras, golpes, estrías, etc., además, se trata de un producto completamente natural que carece de componentes químicos o artificiales como sucede en otros casos.

Como ya hemos mencionado en otras ocasiones, lo excepcional de esta planta es que no genera efectos secundarios cuando se usa de forma tópica y, sin embargo, sí es capaz de aportarnos una infinidad de beneficios. Entre otras cosas nos va a resultar útil para:

limpiar, hidratar, regenerar, tonificar y reafirmar la piel; eliminar puntos negros y prevenir y disminuir el acné; minimizar las manchas en la piel y reducir tanto las cicatrices como las molestas y dolorosas ampollas; prevenir y atenuar las estrías; resulta eficaz como protector solar y para calmar el dolor producido por las quemaduras tanto de este como de cualquier otro tipo; atenúa los efectos del envejecimiento prematuro; hidrata la piel en general y soluciona el problema del agrietamiento de los talones; elimina los hematomas y moretones y sirve de calmante ante el dolor, ya sea este de origen traumatológico, como muscular o a causa de tendones, esto es debido al reconocido efecto antiinflamatorio y analgésico que contiene el Aloe Vera en particular y el resto de producto de la crema que os vamos a decir, en general. ¿No te parece que por tantos motivos merece la pena tener un tarrito de estos siempre a mano? Te contamos cómo.

Crema-casera-de-aloe-vera

Vamos a necesitar tres o cuatro hojas de Aloe Vera, si es una planta que tienes en casa, tanto mejor. Te recomiendo que así sea, ya que de este modo tendrás siempre sus beneficios a mano. Es importante coger siempre las hojas de la base las más gruesas; necesitaremos también, aceite esencial de Lavanda, el cual se puede conseguir fácilmente en cualquier herbolario; el último ingrediente es un poco de zumo de limón.

En primer lugar, trataremos de mantener la tierra del Aloe Vera, unos días antes, siempre húmeda. Pasado estos días, cortaremos tres o cuatro hojas de la base, quitaremos con un cuchillo las espinitas de los extremos y meteremos las hojas en un cuenco con agua abundante, las cuales deberás mantener ahí durante un día entero, a fin de que expulse una toxina que contiene la planta llamada aloína, cambia el agua unas cuatro veces durante este periodo. Una vez hecho esto, ya está lista la planta para poder ser usada. Coge un cuchillo y ábrela por un lateral y con una cucharita saca el gel y resérvalo en un cuenco que te sirva para batidora.

El siguiente ingrediente es una cucharada sopera de aceite esencial de Lavanda. Este resulta muy útil para calmar las erupciones, eccemas, quemaduras y heridas en general de la piel, gracias a sus conocidas propiedades calmantes, antiinflamatorias y antisépticas.

El último ingrediente es algo tan habitual en nuestras cocinas como un limón. Necesitaremos una cucharada sopera del zumo de este cítrico, el cual nos ayudará a fomentar el efecto antiséptico y, gracias a su valor como antioxidante debido a su alto contenido en vitamina C, nos servirá para reforzar el efecto de nuestra crema.

Finalmente, solo tendremos que mezclar todos los productos con una batidora hasta lograr una crema espesa. Una vez listo, guárdalo en un frasco de cristal que pueda cerrarse herméticamente, cualquier frasco de crema que hayas vaciado, una vez bien limpio, te servirá perfectamente. Después, consérvalo en el frigorífico, recuerda que es una crema completamente natural que carece de cualquier componente químico, por lo que, si no lo mantenemos a una temperatura adecuada, puede perder sus propiedades.

Solo queda usarla sobre la zona afectada como cualquier otra crema, puedes usarla todos los días de la semana o, como mínimo para notar sus efectos, tres veces por semana. Recuerda que no tiene efectos secundarios, por lo que un uso abusivo sobre la piel tan solo producirá sobre hidratación en esta, sin causar otro perjuicio que el que puede causar tener la piel permanentemente húmeda.

Así que ya sabes, si tienes manchas en la piel, acné, estrías, quemaduras de cocina o de sol o, incluso, un golpe o lesión muscular, ya puedes usar tu propio remedio casero, que reúne las tres “Bes”, Bueno, Bonito y Barato, además de ser muy eficaz.

COMENTA LA NOTICIA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *