Cómo cuidar tu pelo este verano, en diez sencillos pasos

125_toques

Patrocina esta información

pelo_verano_destacada

El pelo refleja el tipo de vida que lleva una persona, ya que todo le afecta: el estado de ánimo, la alimentación, la hidratación, el sol, los productos cosméticos y hasta las medicinas que en un momento dado podemos tomar. Y, a su vez, el cabello influye en el estado de ánimo de cada persona, en materia de autoestima, a la hora de mostrar nuestra seguridad y confianza.

Por ello, en verano, más que nunca, hay que cuidarlo con especial dedicación. En masbrunete.es te ofrecemos un decálogo sencillo de cuidados, al alcance de todos. De este modo, tu pelo lucirá más saludable en verano y, posteriormente, se verá menos perjudicado en otoño.

Toma nota de nuestro decálogo

1.Mantener el pelo limpio. Lávalo tantas veces como necesites. No es cierto que lavar el pelo con mucha frecuencia, incluso a diario o varias veces al día, sea perjudicial. Lo importante es mantenerlo limpio. Hay personas que tienen exceso de grasa o sudan más y necesitan lavarlo con más frecuencia que otras personas.

Lo que sí que hay que tener cuidado es con los productos que utilizamos, ya que no vale cualquiera. Hay que evitar utilizar champús con alto nivel de detergente, siendo ideales los productos con ingredientes naturales.

Respecto  a la hidratación, el acondicionador debería aplicarse en cada lavado, mientras que el uso de la mascarilla debería estar reservado a un par de veces por semana durante el verano. Elige preferiblemente champú y acondicionadores que estén diseñados para aportar hidratación.

Cabello-mascarilla

2.Aclarar bien el cabello. Los restos de lacas, geles o espumas durante la exposición solar en verano pueden provocar reacciones químicas que acaben afectando al cuero cabelludo, provocando irritaciones. Los restos de champú mal aclarados pueden resecar el cuero cabelludo, favoreciendo la aparición de caspa.

 3.Relajarse y descansar. El descanso es un bien saludable para el organismo y, en consecuencia, para el pelo también. Algunos estudiosos afirman que el estrés puede estar directamente relacionado con la caída del cabello, pero también es cierto que ante situaciones de estrés, tenemos menos tiempo de cuidar el cabello, por lo que puede volverse frágil y terminar cayéndose.

4.Evitar el uso de secador y secar el cabello al viento. Muchas veces al secar el pelo, le aplicamos calor de forma directa a una gran potencia. El secado debería ser a baja potencia y distribuyendo el calor por toda la cabeza. En verano verano aprovecha para dejar que el pelo se seque de forma natural.

5.Hidratarte. Beber abundante agua, para hidratar el cuerpo, repercute positivamente en nuestro organismo y en el cabello, también. Puedes alternar el agua con las infusiones frías. Además, podemos combinar esta ingesta mayor de líquidos con sprays refrescantes para la piel que también son válidos para el cuero cabelludo. Para proteger la piel, debemos utilizar productos que incluyan en sus fórmulas antioxidantes como las vitaminas A, C y E, coenzima Q10, colágeno, aceite de oliva, caviar, oro y cobre.

6.Cubrir la cabeza para evitar el exceso de exposición solar.  Resulta muy positivo, tapar el cabello sobre todo en las horas centrales del día,  cuando los rayos solares caen con más fuerza. Una gorra, un pañuelo o un sombrero serán suficiente.

proteger-pelo-sol-

7.Cortar para sanear. Cuando vemos las puntas dañadas, lo que estamos observando es el comienzo del resquebrajamiento del cabello; si seguimos en esta situación este resquebrajamiento subirá y afectará directamente a la fibra capilar. Puedes cortar por lo sano, aprovechando el verano y cambiar de look, o bien esperar a cortar después del verano para sanear la melena tras los daños que haya podido sufrir.

cabello_resquebrajado

8.Evitar marcar la raya. Si el pelo es fino corremos el riesgo de que se pueda quemar el cuero cabelludo. Lo ideal sería echar el cabello hacia atrás. Si quieres recogerlo o hacerte una coleta, utiliza  complementos de plástico o tela que recojan el pelo pero sin quebrarlo.

9.Aprovechar la tecnología.  Por ejemplo el láser de baja intensidad. Este tipo de tratamientos revitalizan la actividad celular, activando así la función natural del folículo capilar.

10.Ser constantes con los cuidados. Para que realmente sean efectivos los cuidados, hemos de mantener constancia.

COMENTA LA NOTICIA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *