Arranca la I Ruta del Garbanzo Madrileño con Vinos de Madrid este fin de semana en Brunete

Ruta_Garbanzo_2018

Este viernes 26 de octubre arranca en Brunete la I Ruta del Garbanzo Madrileño con Vinos de Madrid que podrá disfrutarse durante todo el fin de semana en diversos bares y restaurantes del municipio, y que se extenderá los próximos fines de semana, hasta el 27 de enero por los catorce pueblos que conforman La Garbancera Madrileña, asociación que ha creado este evento gastronómico.

Los apasionados de esta legumbre y, concretamente, del garbanzo autóctono madrileño de la comarca suroeste que produce La Garbancera Madrileña, podrán degustar cada fin de semana en un pueblo diferente, distintos platos elaborados a base de este garbanzo, considerado por los expertos como una auténtica delicatesen.

El tradicional cocido madrileño, potajes, guisos, ensaladas, humus… todo elaborado con garbanzo madrileño y maridado con vinos de la D.O. Vinos de Madrid, harán las delicias de los paladares más exquisitos, a la vez que se incentiva la visita a los municipios participantes: Brunete, Villanueva del Pardillo, Valdemorillo, Navalagamella, Colmenar del Arroyo, Navas del Rey, Villamantilla, Villamanta, Villanueva de Perales, Quijorna, Sevilla la Nueva, Boadilla del Monte y Villaviciosa de Odón.

Además, los participantes que lo deseen, podrán rellenar una ficha e introducirla en una urna que habrá disponible en cada restaurante, para participar en un sorteo que se realizará en el mes de enero, al concluir la Ruta.

En Brunete los restaurantes que se han sumado a esta iniciativa son: La Selecta Gastro Bar, Bar Tapita Plaza Mayor, Restaurante El Vivero, Restaurante El Rincón, Bar El Paseo y Café del Arte. Todos ellos servirán un plato elaborado con nuestro garbanzo, por 7 euros.

cocido (1) (1)

Orígenes de La Garbancera Madrileña y la recuperación de nuestro garbanzo autóctono

Parece obvio que el plato más típico de la cocina madrileña, el cocido madrileño, se elabore con garbanzo de Madrid, tal como se venía realizando tras siglos de tradición. Sin embargo, en las últimas décadas, se ha estado elaborando con garbanzos traídos desde otras regiones españolas, incluso de países como Canadá.

Su producción, que básicamente se destinaba al autoabastecimiento de la zona, poco a poco se fue perdiendo por la delicadeza de este garbanzo y por el gran esfuerzo que destinaban lo agricultores a obtener unas cosechas que no resultaban excesivamente abundantes. Tan solo quedaba una muestra de un pequeño número de semillas conservadas en estado de congelación por el Instituto Madrileño para el Desarrollo Agrario (IMIDRA).

El trabajo de La Garbancera se inició hace más de un año, cuando alcaldes y agricultores de trece municipios de la comarca Oeste de Madrid, decidieron sumar esfuerzos para, junto al IMIDRA, recuperar el cultivo del garbanzo autóctono de la zona. Este año se ha  conseguido recoger una producción de un unos 70.000 kilos de este garbanzo madrileño. Actualmente, la Garbancera, de la mano del IMIDRA, están trabajando en la investigación que posibilite y permita mejorar las técnicas de cultivo, para aumentar su rendimiento y mejorar la calidad del producto final.

COMENTA LA NOTICIA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *