Animados para afrontar los miedos

cabecera_maria

“No es valiente quien no tiene miedo sino aquel que sabe conquistarlo”.

animados_a_afrontar_miedo

La mayoría de las veces no nos damos cuenta de que hay algo que estamos haciendo mal en nosotros mismos. Nos puede el miedo, el miedo al fracaso, el miedo a no encajar, el miedo a la soledad, el miedo de no ser felices.

En muchas ocasiones me he puesto a pensar si a mí me está haciendo bien el hecho de tener miedo, si por sentirme así todo saliese bien de repente, pero te das cuenta de que no. Entonces, empiezas a buscar la forma para dejar de tener miedo y comenzar a ser feliz. Por desgracia, nos daremos cuenta de que quizás, siempre habrá algo que nos haga sentir miedo, es una cuestión que no podemos borrar de golpe, pero sí enfrentarlo.

Yo a diario tengo miedo; ahora mismo escribiendo este artículo tengo miedo de que no os sirvan mis palabras, pero ¿sabéis qué? me he propuesto a mí misma no sentir miedo. Soy consciente de que muchas veces nos va a faltar algo de empuje para enfrentarlo, pero tenemos que tratar de tener confianza, ya que nosotros somos más fuertes que el propio sentimiento del miedo.

Primero se asimila, segundo se reflexiona y tercero se actúa. Para mí estos pasos son claves, y los utilizo con frecuencia, por ejemplo, en situaciones que estoy viviendo ahora.

A mí me ha hecho muchísimo bien, ver casos de personas que teniendo la peor enfermedad, personas que están solas, personas sumidas en la más miserable pobreza, personas que con teniendo solamente lo justo para vivir han sabido y saben valorar lo que tienen. Seguramente estas personas han tenido miedo por lo peor que les pudiera sucedecer, pero han sabido hacerle frente y sacar una sonrisa desde el corazón.

Quizás si empezamos a querernos más y a ser más fuertes comprendamos el porqué del problema o situación que nos angustia y demos todo lo mejor de nosotros mismos, simplemente por luchar y hacerle frente a la vida.

Recuerda siempre que lo bello que tienes en tú corazón siempre hay que dárselo a los demás que necesitan de nosotros aunque no nos lo pidan.

 

 

COMENTA LA NOTICIA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *