¿Ajo blanco o ajo negro? Sus diferencias sustanciales…

ajo_negro_destacada

Como bien saben nuestros lectores, en masbrunete.es, tanto desde la sección de Salud y Belleza como desde la sección de Gastronomía, siempre os hemos animado a consumir ajo, pues son múltiples sus beneficios para la salud. Algunos artículos al respecto son estos: Ajo colorao, El excepcional ajo blanco de Chinchón. Sin embargo, hoy vamos a contaros qué es y para qué sirve el ajo negro, un producto que, poco a poco, comienza a aparecer en los supermercados y a meterse en nuestras cocinas, y del cual merece la pena hablar por sus muchas cualidades, no solo culinarias, sino también para la salud.

El ajo negro es un producto de origen japonés, cuya característica principal, como resulta obvio, es su color negro y que, a primera vista, se diferencia del resto de ajos, tan solo en eso, en el color y que es mucho más seco. Sin embargo, cuando lo abrimos, podemos comprobar que su textura es mucho más blanda y untuosa. Esto es debido a que el ajo negro se obtiene de la fermentación con agua del mar a partir del ajo fresco normal, durando dicha fermentación entre dos y tres meses. Otra importante característica que diferencia a unos ajos de otros, es que el negro no tiene el olor ni el sabor tan fuerte que poseen los que habitualmente tenemos en nuestras cocinas. Es más, como ya hemos dicho antes, su textura es suave y tierna y su olor, lejos de repeler, resulta agradable, mientras que su sabor es muy similar al de las moras confitadas. En definitiva, ahora que se acerca Halloween, no uses este ajo para ahuyentar a los vampiros, es probable que termines seco.

ajos-negros

En cuanto a los beneficios para la salud, podemos decir que previene y ayuda a disminuir los efectos de la diabetes, controla los niveles de colesterol y la hipertensión, además de resultar eficaz a la hora de prevenir ciertos tipos de cánceres. Esto último viene abalado por recientes estudios realizados en EE.UU respecto de la prevención del Cáncer. Sin duda, estamos ante un superalimento completamente natural y muy recomendable para mejorar nuestra salud.

Para que se hagan una idea, existen 20 aminoácidos, estos los obtiene nuestro cuerpo tras consumir alimentos proteínicos o a partir de la unión de unos con otros, las proteínas se consumen por medio de alimentos ricos en ellos, tales como las carnes, pescados, cereales… de estos 20 aminoácidos, existen 8, llamados esenciales, que no pueden ser fabricados por nuestro organismo, sino que necesariamente se deben introducir en el cuerpo mediante la alimentación. Pues bien, el ajo negro contiene 18 de los 20 aminoácidos y entre ellos se encuentran los 8 esenciales. Esto tiene una importancia vital, porque posiblemente sea el único vegetal que los contenga. Para que nos hagamos una idea de lo que estamos hablando, las proteínas, con sus aminoácidos, intervienen en la formación y reparación de huesos, articulaciones, tendones o ligamentos, generan defensas y tapan heridas, entre otras muchas cosas más. El ajo negro, es especialmente rico en el aminoácido cisteína, que tiene una importante actividad antioxidante.

ajo_negro_untado_pan

Por otra parte, este ajo, al igual que el ajo de toda la vida, mejora notablemente la inmunidad de nuestro organismo, además, contiene sustancias vasodilatadoras que pueden prevenir o evitar el infarto de miocardio o el ictus, así como las migrañas. Como hemos avanzado anteriormente, resulta un eficaz amigo a la hora controlar la presión arterial, los lípidos sanguíneos, los niveles de colesterol y el azúcar en sangre. Mejora la resistencia a la fatiga y mejora la fuerza física, lucha contra el envejecimiento precoz, protege nuestro hígado, mejora la actividad de la próstata y, también, nos ayuda a combatir los resfriados. Finalmente, existen estudios que demuestran que los componentes del ajo en general y del negro en particular, actúan contra bacterias infecciosas e, incluso, frente a hongos, tales como la cándida.

En definitiva, el ajo negro es mucho más rico y sabroso, además de saludable, que el ajo fresco, que ya es decir, ya que los efectos de este último, se ven claramente potenciados con la fermentación que sufre esta clase de ajo. Por otro lado, la grasa y la humedad del ajo negro, se ve sustancialmente reducida, además de incrementar considerablemente sus oligoelementos, azúcares, vitaminas, proteínas (aminoácidos), etc. Por si fuera poco, gracias a la maduración que sufre, este ajo se repite mucho menos, tiene una textura blanda y agradable, al igual que su sabor que no tiene nada que ver con el ajo de siempre. El ajo negro se puede untar directamente sobre el pan, se puede usar como condimento en un sinfín de recetas o, por qué no, se puede consumir directamente como una capsula natural de vida.

COMENTA LA NOTICIA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *